(212) 583-7400

NUEVA YORK

ABOGADOS DE
DERECHO
LABORAL

 

NUEVA YORK

ABOGADOS DE
INDEMNIZACIÓN
POR
LESIONES Y NEGLIGENCIA MÉDICA

VEREDICTOS Y ACUERDOS

Liquidación del 12/21/09 - Monto confidencial LISA WILSON v NUYORICAN PRODUCCIONES, INC, JENNIFER LOPEZ, Y MARC ANTHONY, a/k/a MARCO ANTONIO MUÑIZ

Responsabilidad – Ataque de Perro precipitando un movimiento giratorio cuyo efecto produjo lesiones en la espalda -. LISA WILSON v PRODUCCIONES NUYORICAN, INC, JENNIFER LOPEZ, y Marc Anthony, a/k/a Marco Antonio Muñiz.

USDC del Distrito Este de Nueva York, Caso Nº: 08-CV-02555. En 03/07/06, Lisa Wilson, una azafata de 39 años de edad de un avión corporativo, empleado por NetJets, Inc. por aproximadamente 8 años, cubría un vuelo en el que Jennifer López, Marc Anthony, y varios miembros de su entorno estaban volando desde Nueva York a Los Ángeles. La Sra. López era una propietaria “fraccional” de la aeronave Gulfstream, que es similar a una propiedad compartida, y fue tratada como la propietaria del avión cada vez que su grupo estaba a bordo. Ellos trajeron su perro guardián, un pastor alemán masculino de 3 años de edad, entrenado como perro de protección personal. Marc Anthony dio instrucciones específicas a la Sra. Wilson acerca de cómo aproximarse al perro antes del despegue. El animal no fue restringido en el avión. Mientras camina el pasillo estrecho de la aeronave, Lisa tenía que pasar por encima del perro. Cuando ella hizo esto, él se lanzó sobre ella de repente, lo que la hizo saltar hacia atrás, tropezar, a su vez, casi caer y doblar su espalda. Aunque no fue mordida, la manga del pantalón de Lisa estaba mojado en el área donde el perro la había “cabeceado”. Esto fue confirmado por el asistente personal de Marc Anthony. Un especialista en conducta de animales de la demandante opino, en base a todo el testimonio de las deposiciones, que este perro tenía un historial de reaccionar agresivamente cuando observaba que cualquier persona se acercaba a Marc Anthony con cubiertos u objetos afilados como bolígrafos, y había gruñido a varios cocineros, un gerente y el ama de llaves antes del incidente con Wilson. Marc Anthony había explicado a su hijo que el perro actuaba de esta manera porque el percibía que los cubiertos eran un arma. Nuestro experto en comportamiento de animales también opinó que cualquier perro guardián cuyo dueño tiene que dar instrucciones a todas las personas que lo conocen tiene inclinaciones peligrosas, porque esto no debería ser necesario con un perro entrenado correctamente. Ella además recomendó que “cabecear” es un comportamiento aprendido por estos perros, como una última advertencia antes de morder, y que si estos perros eran una amenaza, ellos no podían ser vendidos para protección personal. Lisa estaba a punto de entregar los cubiertos a Marc Anthony en el vuelo, lo cual provocó el ataque obviamente. El veterinario que veía al perro fue depuesto por la defensa, y declaró que el perro era un “corteja”, pero admitió de su experiencia extensa con perros de la guardia, de la policía y perros militares, que si el dueño tiene que dar instrucciones a la gente las cada vez que conocen al perro, es porque el perro es “impredecible”, que esto no es normal con aproximadamente 80% de estos perros que requieren un comportamiento agresivo para reaccionar en sus tareas asignadas. El veterinario también reconoció que no podía predecir cómo el perro iba a reaccionar a cualquier estímulo, a menos que él observara al perro en la presencia de ese estímulo particular. El argumento de la defensa fue que los propietarios no tenía ninguna razón para sospechar que el perro tenía ningún aficiones viciosas, ni que tampoco el perro había mordido a ninguna persona antes de este incidente, y que todo lo que el perro había hecho en este caso fue a gruñir a la demandante.

Lesiones – Wilson no tenía antecedentes de lesiones o quejas en la espalda baja. Cuando el vuelo llegó a Los Ángeles, ella notifico a sus supervisores de aquel dolor de espalda, y que no podía continuar para Hawái como había sido acordado para el día siguiente, y pasó los siguientes 3 días en la habitación del hotel. Bajo el sistema de compensación del trabajador de la Florida, (ella vivía en FL en ese momento), todas las citas tenían que ser hechas para ella por el portador del seguro del trabajador, por lo que su primera visita médica fue aproximadamente una semana después del incidente. Debido al hecho de que no hubo atención médica inmediata, los acusados depusieron a los dos pilotos, esperando que no serían capaces de apoyar la afirmación de Wilson del incidente del perro. El copiloto se acordó que ella se quejó de inmediato, y testificó que cuando se bajó del vuelo, ella dijo que no iba a ser capaz de ir a Hawái porque su espalda le estaba matando, y el piloto testificó que ella estaba visiblemente sacudida debido al perro. Aunque Wilson recibió excelentes evaluaciones de rendimiento y aumentos de sueldo todos los años, ella nunca fue capaz de volver a trabajar. Ella continuó con aquel tratamiento conservador en la Florida por unos 9 meses después del accidente, cuando tuvo la primera fusión lumbar en la L5-S1. Después de este procedimiento, ella estuvo asintomática durante un período de 4-5 meses, cuando el dolor localizado en la parte baja de la espalda y el dolor radicular en la pierna izquierda regresó. Posteriormente ella se mudó a Texas, y tuvo otra fusión lumbar en L4-5.

Wilson ha hecho una buena recuperación por el momento, pero su cirujano testifico de que él le había advertido que debería hacer un trabajo sedentario para evitar el riesgo de problemas adicionales, como la enfermedad del segmento adyacente, en el nivel inmediatamente superior, L-3, y ella no debería estar trabajando en algo que regularmente tiene que girar, voltear, gatear, y entrar en espacios reducidos, todos los requisitos para continuar trabajando como azafata. Las metas profesionales de Lisa ahora han cambiado a medida del incidente y ella planea convertirse en una consejera para los niños. Ella atenderá a la universidad de la comunidad en la que vive en Texas, ira a Texas A & M para obtener un título de licenciatura, el cual le calificara para trabajar como maestra. Ella espera continuar y obtener un título de maestría y trabajar como consejera. Nuestro experto de rehabilitación profesional que ofreció su opinión sobre cuáles serían los salarios como un empleado del distrito local escolar de Texas, y nuestro economista estaba preparado para dar testimonio de la diferencia entre lo que se habría obtenido como asistente de vuelo de NetJets y lo que iba a ganar como consejera de la escuela, añadiendo el costo adicional de su educación.

El caso se resolvió el 22 de diciembre de 2009, dos semanas antes de la selección del jurado que estaba programada ante el juez Jack Weinstein en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos del Distrito Este de Nueva York. La cantidad de la solución no puede ser compartida debido a un acuerdo confidencial de resolución.

$44,210,000 Verdicto

Veredicto – Accidente de Construcción – la Muerte Injusta – Est. of Doreen Browne v. City of New York, Corte Suprema del Condado del Bronx No. 18285/94 J. Louis Benza – Veredicto Rindió 9/11/00.

Una pared de ladrillo en el mismo bloque de otro local bajo renovación desplomó, matando al demandante, una mujer de 63 años de edad, andando por la acera. El contratista, Prime Contracting, dijo el propietario adyacente del problema potencial creado en la pared común de todos los locales del bloque entero por la debilidad estructural de la pared de parapeto, pero el propietario adyacente rechazó contribuir a remediarlo, así que el contratista, sabiendo del peligro, continuó con el trabajo en vez de parar.

El demandante contendió que el contratista, Prime Contracting, tenía buen conocimiento de la condición peligrosa de la pared, y de evidencia producida que el supervisor del contratista había hecho dos comentarios acerca de la pared: el primer aproximadamente 3 semanas antes del accidente, cuando él indicó que la pared fue un accidente esperando a suceder, y el segundo, 4 días antes del accidente, cuando él dijo que él fue sorprendido que la fachada de la pared todavía no hubiera caído. El jurado abonó $15.000.000 en daños punitivos, pero esa cifra fue reducido por el juez del juicio a $1,500,000, lo cual fue sostenido unánimemente por la División de Apelación en 308 A.D.2d 372; 764 N.Y.S.2d 269.

$ 4.800.000 Acuerdo

Durante Juicio – Producto Defectuoso – Negligencia – Mantenimiento de Maquinaria Industrial – Reinaldo Melendez-Natal v. Maren Engineering, et al., Corte Suprema del Condado de New York, Case Nos. 102862/04 y 102190/06, J. Shirley Werner Korneich – Arreglo 1/30/08, después del primer día del juicio.

El demandante, un hispano de 50 años de edad que no habla Ingles, mozo en un supermercado de Gristedes, y un empleado de la Corporación Namdor, resbaló al trabajar y su brazo entró una máquina que aplastaba las cajas de cartón para embalarlas en forma ordenada. Cuándo su brazo entró la máquina, el ariete, el pedazo pesado que realmente aplasta las cajas, agarró el brazo en el trazo ascendente, aplastando y quitándole la carne hasta el punto de amputación fue requerida en el nivel del hombro. Los acusados contendieron ese demandante resbalado debido a su propia negligencia, desde que él fue el mozo y tuvo la única responsabilidad para limpiar el área delante de la máquina, y que él debe haber sido consciente de las medidas de seguridad que pudieran haber sido tomadas.

El demandante demandó al fabricante, Maren Engineering, y varias entidades que supuestamente habían atendido a la máquina. Había una “puerta de alimentador” en que el operador alimentó el cartón, que pudiera haber sido cerrado siempre que el ariete que aplasta dentro de la máquina subió o bajó, pero el demandante nunca había sido mostrado para hacer esto, ni jamás fue enterado que la puerta de alimentador podría cerrar. Uno de los mecanismos de seguridad fue un interruptor de mercurio, que rompería el circuito al motor cuando la puerta de alimentador estuvo en la posición abierta, previniendo el ariete de ser encendido, entonces ni pudo subir ni bajar. Este interruptor había sido evitado, junto con 2 otros mecanismos de seguridad, cualquiera de ellos que habría prevenido el accidente. Maren reclamó que no fue responsable debido a las numerosas modificaciones que habían sido realizadas en la máquina desde que salió de la fábrica, y el pedido de Maren para tumbar el caso fue otorgado antes del juicio. Había un reporte rutinario de inspección fechado 11 meses antes del accidente que indicaba que la “seguridad” en la máquina que embala no trabajaba.

Durante descubrimiento, fue sacado que el “departamento de la seguridad” estuvo encargado del mantenimiento de la maquinaria y la instrucción de los empleados en su uso, y que las personas que trabajaron en el “departamento de la seguridad” respondieron, en realidad, a corporaciones apartes de Namdor, el patrón del demandante. Una segunda acción fue archivada en contra de estos individuos en sus capacidades personales, así como varias otras entidades corporativas que fueron claramente distintas de Namdor, el empleador del demandante. Los acusados contendieron que estos individuos que trabajaban en el departamento de la seguridad fueron realmente empleados de Namdor, y por lo tanto fueron permitidos al beneficio de barra de la compensación del trabajador, y merecieron inmunidad de ser demandados.

El individuo que completó el informe de inspección acerca de la seguridad en la empacadora recibió su cheque de sueldo y los beneficios de Namdor, pero la única persona a quien él respondió en realidad era Jack Squicciarini, un empleado de las compañías Red Apple. Cuál entidad empleó a Squicciarini en realidad se quedó en debate como el juicio empezó. El demandante experimentó dolor de fantasma significativo, que fue demostrado por una animación médica que mostró el dolor en la extremidad imaginaria. [Lanzo a la Animación] Ilustraciones médicas muy gráficas de la amputación también fueron preparadas para mostrar al jurado.

$ 4,250,000 Acuerdo

Ciclista – Fractura Vertebral en Accidente Automóvil- Charles Kevin Caddick v. Village of Freeport, Corte Suprema, Condado de Nassau No. 11443/07, J. Roy S. Mahon.

Demandante, un planificador financiero de 55 años de edad fue atropellado por un vehículo que viraba a la izquierda mientras él cruzaba la intersección. La responsabilidad del acusado fue determinada en un pedido antes del juicio. Las heridas incluyeron fractura de la L-4 (espalda baja) y tuvo cirugía de fusión (L4-L5), que no fue exitosa, así requeriendo otra cirugía espinal en el futuro. Las fracturas adicionales incluyeron el fémur izquierdo (muslo), y el hueso radial, (muñeca), por eso, le hicieron dos cirugías diferentes.

El demandante fue incapacitado de trabajar en su profesión escogida, sin embargo, la mayoría de sus ingresos demostrables habría sido compensado por su propio seguro de disabilitado, dando al acusado el derecho a una reducción grande de cualquier veredicto después del juicio. Evidencia además de ingresos pasados y con la ayuda de un economista, del empleador del demandante, y de los expertos de la planificación financiera, el demandante hizo un caso fuerte por la pérdida de ganancias. El también perdió la oportunidad de trabajar con una fuente valorable de clientes nuevos, una firma de contabilidad, aunque no hubiera ganado cualquier ingresos de esto. Esta parte del reclamo económico, aunque especulativo en la naturaleza, era en exceso de $2M. Este aspecto del caso, combinado con las evidencias de herida gráfica e ilustraciones y animaciones quirúrgicas, incentivó al acusado a ofrecer una cantidad excelente en la víspera de selección del jurado.

$ 2,000,000 Acuerdo

Después de Veredicto de Culpa Total por Parte de Los Acusados – Accidente de Construcción – La Ley Laboral § 241(6), Anthony Acevedo v. City of New York, Supreme Court, Kings County, 3560/02, J. Mark I. Partnow- Arreglo en el 5/26/06, varios días después del comienzo de la fase de daños.

El demandante, un hispano de 42 años de edad, instalador de metal laminado, tropezó por un clavo extendiendo por arriba del piso, hiriendo la espalda y la rodilla. Su primero queja médica documentada de dolor de la espalda baja fue aproximadamente 2 semanas después del accidente; él tuvo una cirugía de laminotomy en la espina en al nivel L4-L5. También tuvo cirugía artroscópica de la rodilla aproximadamente un año más tarde. El demandante intentó volver a su empleo anterior, pero no pudo hacerlo, y después conseguio empleo de salario mínimo pero tuvo dificultad debido a sus limitaciones físicas.

El experto vocacional del acusado fue citado por nuestra parte y fue interrogado como una parte de nuestras pruebas. El demandante testificó que el clavo había estado allí por un período largo, lo cual fue corroborado por un electricista que había trabajado en el mismo sitio. El supervisor del trabajo y su ayudante, junto con un tercer testigo defensor, testificaron que ellos habían chequeado la escena inmediatamente después del accidente, y que su inspección no reveló ningún clavo ni cualquier otros objetos salientes del piso. El supervisor del trabajo testificó que tomó fotografías pero nunca pudo presentarlas. Uno de las colegas del demandante había tomado fotografías con una cámara desechable pocos días después del accidente, pero ellas eran de muy mala calidad. La calidad de estas fotos fue mejorado por nuestro experto forense, y fueron admitidas en la evidencia, que ayudó el caso de demandante. El jurado no creyó los testigos defensores, y encontró la responsabilidad de 100% en su contra.

$ 850,000 Acuerdo

Automóvil – Supreme Court, Queens County, Abril 2007. Debido a un acuerdo de confidencialidad, los nombres de las partes y número de índice no pueden ser revelados, pero el acusado fue una compañía grande de aquiler de carros.

El demandante, un bróker de bienes raíces de 38 años de edad, chofer en un accidente de intersección controladas por 4 signas de paradas, y su vehículo sostuvo daño muy mínimo de propiedad. Después de 3 meses, el demandante paró de tratar con sus médicos, pero el tratamiento comenzó de nuevo y el tuvo cirugía de laminotomy y facetectomy en el nivel L4-L5. Su reclamo por ingreso perdido fue disputado por la defensa como especulativo. Debido a la naturaleza ligera del impacto, la defensa contrató un reconstructionista biomecánico para testificar que la fuerza del accidente fue mínima y no podría haber causado ninguna hernia traumática en el disco. El arreglo fue hecho después de la selección del jurado.

$14,000,000 Verdicto

Accidente de Construcción – Ley Laboral – Negligencia – Paul Barraco v. First Lenox Terrace Associates, et al., Corte Suprema del Condado de New York, Case Nos. 112247/99 590688/00 J. Karen S. Smith – Veredicto Rindió 5/5/06.

El demandante, un supervisor de construcción de 35 años de edad, pisaba en un andamio sobre la acera que no fue construido ni apoyado apropiadamente, cayéndose aproximadamente 8 pies en los talones, sosteniendo fracturas bilaterales severas de los calcaneos. El desarrolló luego síntomas de la espalda por abajo a consecuencias de caminar incorrectamente por el dolor. El comenzó sufrir de RSD (CRPS), una condición del sistema nervioso sumamente dolorosa, y hicimos un pedido para aumentar la cantidad demandada de $5 millones a $20 millones, lo cual fue aprobado. La defensa dijó que la espalda por debajo no fue relacionada al accidente, y que el demandante no tuvo RSD, pero sólo dolor muscular. Aunque las declaraciones de impuestos del demandante hubieran mostrado sólo aproximadamente $35.000 por año, su suegro fue uno de los dueños de la compañía para que él estaba trabajando, y fue reclamado que él estaba preparando para una posición muy bien pagada, haciendo estimaciones en trabajos prospectivos para la compañía, y finalmente como uno de los directores de la compañía.

Las compañías de seguros rechazaron hacer cualquier oferta, despidiendo las pérdidas económicas como especulativas. Aunque hubiéramos establecidos responsabilidad absoluta por parte del dueño del edificio antes del juicio bajo § 240(1) de la ley laboral, seguimos la demanda en contra de Bridgeworks, que había fabricado y había instalado el andamio, e en contra de los ingenieros que supervisaban el trabajo. Había también una acción de tercer parte contra el empleador del demandante. El jurado encontró Bridgeworks, la compañía que fabricó el andamio, 90% culpable, los ingenieros 5% culpable, y el empleador del demandante el 5%. Ninguna culpa relativa fue valorado en contra del demandante. El caso fue arreglado antes de la audición de 50 B para $11,575,000.

$ 4.500.000 Acuerdo

Caída de una Escalera – Ley Laboral § 240(1), Thomas Smith v. Cari, LLC, Corte Suprema del Condado de Kings (Brooklyn), No. 8697/05.

Demandante, un hombre de 42 años de edad, mecánico de aspersores antiincendios, hacía una reparación a un tanque de gravedad en el techo de un edificio cuando los lazos a la cabeza de la escalera que él subía salió del tanque, causándole caerse, teniendo fracturas bilaterales de los talones con reducciones operativas. Una animación médica fue hecha mostrando la reducción operativa [Lazo a la Animación].

El acusado contendió que el propio demandante fue supuestamente reparar la escalera, así que su uso de la escalera sin repararlo constituyó única causa próxima, como mínimo, salvo demandante de ganar su pedido estableciendo responsabilidad del dueño antes del juicio bajo 240(1) de la Ley Laboral, pero la corte falló a favor del reclamante antes del juicio. En la apelación interlocutoria, la orden fue afirmada unánimemente por la División de Apelación, Segundo Departamento, 50 A.D.3d 879; 855 N.Y.S.2d 245. El demandante tuvo una convicción federal por venta de la droga, y aunque él ganara una cantidad substancial de dinero en los años antes de su accidente, él nunca había trabajado fuera del negocio familiar. El acuerdo del arreglo fue alcanzado durante deliberaciones después de dos semanas de juicio.

$ 2,750,000 Acuerdo

Durante Juicio – Producto Defectuoso – Arsenio Leiva v. Marietta Trucking, et al. – Corte Suprema de Condado de New York No. 16501/91 – J. Martin Schoenfeld – Arreglo 12/8/2000 después de dos semanas de juicio.

El demandante, un mecánico de camión de Paraguay, fue cegado totalmente en un ojo cuando una batería del camión fabricada por la Corporación Exide estalló. Un empleado anterior descontento de Exide fue encontrado, y él testificó que habían numerosos casos de explosión que implicaron el mismo modelo de batería. Esto formó la base para un reclamo de daños punitivos. La alegación del demandante fue que Exide sabía que las tapas de abertura que fueron utilizadas fueron susceptibles a bloquear, que prevenía gases generados normalmente por las células de batería de escapar. Estos gases acumularon, creando un riesgo grande de explosión cuando el vehículo fue encendido después de un período de desuso.

Durante la fase del descubrimiento, fue acertado que Exide había desarrollado internamente un diseño alternativo de tapa de abertura antes que el accidente que fuera permeable por gas, pero no por líquido, eliminando el problema de acumulación de gas por completo. Esto fue adoptado exitosamente como teoría “alternativa del diseño” del demandante. A pesar del costo mínimo de hacer eso, Exide no reemplazo las tapas del diseño viejo con las tapas del diseño más seguro en las baterías almacenadas, y la batería que hirió al demandante fue vendido con tapas el diseño viejo.

$ 950,000 Acuerdo

Solo Había $1.000.000 de Cobertura de Seguro Disponible – Accidente del Camión – Automóvil – Norma Lawrence-Mayne v. Daniel L. Masten & Oriental Express, Supreme Court, Bronx County, Indice No. 13101/03, Arreglo 3/12/07.

La demandante, una ayudante de la enfermería, de 52 años de edad, conducía su vehículo cuando ella fue choqueado cuando un camión de tractor-remolque intentó cambiar de carril en la carretera I-95 en Mamaroneck, New York. El conductor del acusado reclamó que ese demandante había rozado el lado del camión con su carro. La demandante reclamó que ella se golpeó la rodilla en el tablero de mando al chocar. Ella tuvo un desgarro del meniscus, chondromalacia, y la agravación de artritis degenerativa preexistente en la rodilla. Los acusados reclamaron que heridas de la rodilla de ese demandante fueron anteriores por completo, y no relacionado al trauma. El experto vocacional del acusado opinó que esa demandante pudo ganar el mismo salario que ganaba antes del hecho. Los acusados ofrecieron $950.000 de la $1.000.000 de cobertura disponible antes del juicio.

Las Officinas-Legales-de-William-Cafaro

108 de la Calle 39 Oeste, Oficina 602
Suite 602
Nueva York, NY 10018

 

Fax: (212) 583-7401

Síganos en las redes sociales

FacebookTwitterGoogle-PlusLinked-InYou-TubeBlogger

4 + 10 =

Nuestras respuesta a una pregunta por correo electrónico no puede crear una relación de abogado y cliente, ni tampoco nos autoriza a hacer ningún trabajo en su caso.